TOOTRiS Blog

10 Ways to Get Your Child’s Attention When They Don’t Listen (and Why They Work!)

Aquí Para Español

10 ways to get your child’s attention when they don’t listen (and why they work)

Irish playwright George Bernard Shaw once said, “The single biggest problem in communication is the illusion that it has taken place.”

In the case of talking to children, it is difficult to distinguish exactly why communication has not occurred. In effort to get through, we try increasing our volume, changing our tone (generally for the worse), and, at times, resorting to bargaining and negotiation. If you’re reading this, you are ready for a more constructive way to talk to your child. Continue reading for ten ways to effectively get your child’s attention when they don’t listen.

1) Choose relatable, memorable statements over vague commands.

The critical thinking skills of children are very much on the early side, but nonetheless, progressing. Phrases like, “Stop yelling” or “Be careful!” may still be too vague for the context and urgency at hand. Instead, give your child a chance to develop their critical thinking and memory. For example:

  • “We need to be quiet like mice when grandpa is sleeping.”

Or:

  • “We need to stand still like a tree before we cross the street.”

2) Use memory-based questions.

To layer onto the previous point, allow your child to progress in their critical thinking by asking them to recall the best way to behave in the current situation – ideally in a proactive, not reactive, time frame. For example:

  • “Grandpa is going to take a nap. What animal do we need to be like when grandpa is sleeping?”

Or:

  • “We’re going to walk to the park. When do we stand still like trees?”

3) Set the example – and make it meaningful.

A child loudly being told to be quiet is among the most confusing (yet likely the most common) scenarios. There are many opportunities for you to use demonstration to better connect with your child and ensure they are paying attention. For example:

  • Whisper, “Let’s talk very softly,” when you want your child to stop yelling. A gentle touch and warm eye contact will help nurture your child into understanding that the entire environment must be calmer and softer.

Or:

  • Walk in very slow motion as you say, “Let’s be slow like turtles when walking around the pool.” If it makes your child laugh, even better.

4) Avoid shaming or embarrassing your child when they fail.

In the world your child lives in, everything is taller, bigger, and changes almost daily. Children don’t yet know what they don’t know – including what lets you down, or when you are willing to help them succeed. For example:

  • Instead of saying, “You are making us late! I’ve asked you three times to tie your shoes!”

say,

  • “We need to leave now, and you need to tie your shoes. Would you like me to help you, or will you do it on your own?”

5) React constructively to mistakes.

It’s difficult to react appropriately if you don’t know if your child is misbehaving intentionally or not, but the good news is that you can always ask. This will help reduce your own frustration and, as an added benefit, will earn your child’s trust knowing they can confide in you. For example:

  • “Did you hide my broken vase under the couch because you were afraid I would be mad at you? You can tell me anything. I may be sad, but I will not be angry, and I will help you clean it up.”

Or:

  • “Hiding my broken my broken vase wasn’t the best thing to do. What will you differently if you break something again?”

6) Be polite.

Using good manners when speaking to your child goes a long way. It forces you to consider your words and ease your tone while teaching your tiny audience positive communication skills. For example, instead of yelling, “Hey, don’t wear that disgusting t-shirt!” say,

  • “I know you love that shirt, but it is very dirty. Please wear something from your dresser drawer.”

7) Give them options.

Children don’t have much decision-making power, which can at times cause them to tune out the seemingly never-ending list of orders directed at them. To tune children back into focus, convert your usual directions into what feels like a choice. It will give them an unexpected moment of autonomy that will be especially appreciated by little power-seekers. To positively reinforce listening, give them credit for their decision. For example:

  • “We will be having a vegetable with dinner. Would you like a green vegetable or an orange vegetable?”

And later, say,

  • “Isn’t this orange vegetable yummy with dinner? Guess who picked it out?”

8) Don’t just say no.

Of course, as impulsive and imaginative children are in their requests, the answer cannot always be yes. But a simple hard or harsh no without explanation can discourage creativity and potentially even result in desperate behavior. Take the time to creatively think of solutions or demonstrate that you are willing to listen to their ideas. For example:

  • “That toy is not on our list today. But do you know what list it can be on? Your birthday list!”

9) Add context wherever possible.

A child can eventually remember that they shouldn’t touch the stove, but knowing why they shouldn’t will ensure they can make appropriate judgement calls around other things that are equally as hot or dangerous. Help your child understand your reasoning so you can repeat yourself less. For example, instead of yelling, “Hey! Stay away from the oven!” say,

  • “When I am cooking dinner, I need you to stay behind the counter. There are too many sharp, hot things in this area, and I don’t want you to get hurt.”

10) Make sure you are listening as well.

A conversation is a two-way street. Your child doesn’t have the level of communication skills you do, so it would benefit all future communication to be sure you are reading between the lines of their seemingly forgetful or careless behavior. In the example above, perhaps repeatedly entering the kitchen when their parent is cooking is because making dinner is intriguing to the child, or they are seeking quality time.

Instead of saying, “I’ve told you twice to stay away from the oven!” try saying,

  • “Do you remember why you have to stay away from this side of the counter? Would you like me to give you something safe to do to help me cook dinner on the other side of the counter?

As a parent, you already know forming effective communication with your child takes practice and effort. As child care enthusiasts, our team at TOOTRiS is are thrilled that you’ve chosen to seek new ways to get your child to listen and create a happier household.

10 maneras de llamar la atención de su hijo cuando no escucha (y por qué trabaja)

El dramaturgo irlandés George Bernard Shaw dijo una vez: “El mayor problema en la comunicación es la ilusión de que ha tenido lugar”.

En el caso de hablar con los niños, es difícil distinguir exactamente por qué no se ha producido la comunicación. En un esfuerzo por superarlo, intentamos aumentar nuestro volumen, cambiar nuestro tono (generalmente para peor) y, a veces, recurrir a la negociación y la negociación.

Si está leyendo esto, está listo para una manera más constructiva de hablar con su hijo. Continúe leyendo para diez maneras de llamar la atención de su hijo cuando no escuche.

Elija declaraciones memorables y relatables sobre comandos vagos.

Las habilidades de pensamiento crítico de los niños están muy en el lado temprano, pero sin embargo, progresando. Frases como, “Deja de gritar” o “¡Cuidado!” todavía pueden ser demasiado vagas para el contexto y la urgencia en cuestión. En su lugar, dé le a su hijo la oportunidad de desarrollar su pensamiento crítico y su memoria. Por ejemplo:

Necesitamos estar callados como un ratón cuando el abuelo está durmiendo”.

O:

“Tenemos que pararnos como un árbol antes de cruzar la calle”.

Utilice la pregunta basada en memorias.

Para colocar la capa en el punto anterior, permita que su hijo progrese en su pensamiento crítico pidiéndole que recuerden la mejor manera de comportarse en la situación actual, idealmente en un marco temporal proactivo, no reactivo. Por ejemplo:

“Grandmpa va a tomar una siesta. ¿Qué animal necesitamos ser cuando el abuelo está durmiendo?”

O:

“Vamos a caminar hasta el parque. ¿Cuándo nos quedamos quietos como árboles?”

Establezca el ejemplo y que sea significativo.

A un niño que se le dice que se calle es uno de los escenarios más confusos(pero probablemente los más comunes). Hay muchas oportunidades para que usted utilice la demostración para conectarse mejor con su hijo y asegurarse de que están prestando atención. Por ejemplo:

Susurre: “Hablemos muy suavemente”, cuando quiera que su hijo deje de gritar. Un toque suave y un contacto visual cálido ayudarán a nutrir a su hijo en la comprensión de que todo el ambiente debe ser más tranquilo y suave.

O:

Camina en cámara muy lenta mientras dices, “Seamos lentos como las tortugas al caminar alrededor de la piscina.” Si hace reír a su hijo, aún mejor.

Evite avergonzar o avergonzar a su hijo cuando fracase.

En el mundo en el que vive su hijo, todo es más alto, más grande y cambia casi a diario. Los niños aún no saben lo que no saben, incluso lo que te decepciona o cuándo estás dispuesto a ayudarlos a tener éxito. Por ejemplo:

En lugar de decir: “¡Nos vas a hacer tarde! ¡Te he pedido tres veces que te ates los zapatos!” , di: “Tendremos que irnos ahora, y tendrás que atarte los zapatos. ¿Te gustaría que te ayudara con atar tus zapatos, o lo harás por tu cuenta?”

Reaccione constructivamente a los errores.

Es difícil reaccionar adecuadamente si usted no sabe si su hijo se está portando mal intencionalmente o no, pero la buena noticia es que siempre puede preguntar. Esto ayudará a reducir su propia frustración y, como un beneficio adicional, ganará la confianza de su hijo sabiendo que pueden confiar en usted. Por ejemplo:

“¿Escondiste mi jarrón roto debajo del sofá porque tenías miedo de que me enojara contigo? Puedes decirme cualquier cosa. Puede que esté triste, pero no me enfadaré, y te ayudaré a limpiarlo”.

O:

“Ocultar mi jarrón roto no era lo mejor que había que hacer. ¿Qué es lo que le parecerás diferente si rompes algo de nuevo?”

Sé cortés.

Usar buenos modales cuando le hable con su hijo va muy lejos. Te obliga a considerar tus palabras y aliviar tu tono mientras enseñas a tu pequeña audiencia habilidades de comunicación positiva. Por ejemplo:

En lugar de decir, “¡NO use esa camisa asquerosa!”, diga: “Sé que ama esa camisa, pero está muy sucia. Por favor, usa algo de tu cajón de tocador.”

Dales opciones.

Los niños no tienen mucho poder de decisión, lo que a veces puede hacer que afinen la lista aparentemente interminable de órdenes dirigidas a ellos. Para volver a sintonizarlos, convierta sus comandos habituales en una opción. Les dará un momento inesperado de autonomía que será especialmente apreciado por los pequeños buscadores de poder. Para reforzar positivamente la escucha, darles crédito por su decisión.

Por ejemplo:

“Vamos a tener un vegetal con la cena. ¿Quieres un vegetal verde o un vegetal de naranja?”

Y más tarde, diga, “¿No es esto de verduras de naranja delicioso con la cena? ¿Adivina quién lo escogió?”

No digas que no.

Por supuesto, como los niños impulsivos e imaginativos están en sus peticiones, la respuesta no siempre puede ser sí. Pero un simple no duro o duro sin explicación puede desalentar la creatividad y potencialmente incluso resultar en un comportamiento desesperado. Tómese el tiempo para pensar creativamente en soluciones o demostrar que está dispuesto a escuchar sus ideas.

Por ejemplo:

“Ese juguete no está en nuestra lista hoy. ¿Pero sabes en qué lista puede estar? ¡Tu lista de cumpleaños!”

Agregue contexto siempre que sea posible.

Un niño eventualmente puede recordar que no debe tocar la estufa, pero saber por qué no debe asegurarse de que puede hacer llamadas de juicio apropiadas alrededor de otras cosas que son igual de calientes o peligrosas. Ayude a su hijo a entender su razonamiento para que pueda repetirse menos.

Por ejemplo:

En lugar de gritar, “¡Aléjate de la estufa!”, di: “Cuando estoy cocinando la cena, necesito que te quedes detrás del mostrador. Hay demasiadas cosas agudas y calientes en esta área, y no quiero que te lastimes”.

Asegúrese de que está escuchando también.

Una conversación es una calle de dos vías. Su hijo no tiene el nivel de habilidades de comunicación que usted tiene, por lo que beneficiaría toda la comunicación futura estar seguro de que está leyendo entre las líneas de su comportamiento aparentemente olvidadizo o descuidado.

En el ejemplo anterior, tal vez entrar repetidamente en la cocina cuando sus padres están cocinando es porque hacer la cena es intrigante para el niño, o están buscando tiempo de calidad.

En lugar de decir: “¡Te dije dos veces que te alejes de la estufa!”, intenta decir: “¿Recuerdas por qué tienes que alejarte de este lado del mostrador? ¿Quieres que te dé algo seguro que hacer para ayudarme a cocinar la cena al otro lado del mostrador?

Como padre, ya sabe que formar una comunicación efectiva con su hijo requiere práctica y esfuerzo. Como entusiastas del cuidado de niños, nuestro equipo de TOOTRiS está encantado de que haya elegido buscar nuevas maneras de hacer que su hijo escuche y cree un hogar más feliz.